lunes, 2 de noviembre de 2009

Continua espera




Estoy... inactiva. Es el cansancio que me descargar la batería, y además como es solar y ahora anochece a las seis de la tarde... pero ahora llegan quince maravillosos días de merecidas, necesarias y valiosísimas vacaciones. Pero ni aún así el tiempo y el espacio nos da una tregua para facilitar lo que, per sé, es bastante complicado.
Kilómetros, reuniones insoportables a horas intempestivas, turnos incompatibles con la vida humana, proyectos vitales más vitales que proyectos entre otras cientos de circunstancias ajenas a nuestra voluntad, hacen que organizar una cita a tres se convierta en un duro decálogo en el que cada prueba es más dura que la anterior; pero ahora sé, casi casi seguro, que no estoy sola corriendo, ahora sé casi con seguridad que cuando me canso viene a coger el relevo para seguir corriendo y así acabar la carrera. A principios, mediados, finales de semana y con la agenda en la mano intentamos sincronizar lo insincronizable pero aún así es complicado.
Pero yo soy el hígado, las vísceras y el corazón de este nuestro cuerpo compartido, no sé pensar con la cabeza, esa parte de la anatomía le corresponde a otro, por eso me jode más que pasen tantos días sin vernos, olernos, sentirnos, tocarnos, palparnos, lamernos, saborearnos, absorbernos o esnifarnos los tres a los tres.
Todos los días son demasiados días, es lo que tiene ser las vísceras que lo bueno es buenísimo y lo malo es malísimo. Manía- depresión, manía- depresión...
Pero mientras espero a que Marte se alinee con Saturno y la luna se coloque en Júpiter voy a dedicarme a escribir cada una de las cosas que tenemos que hacer, para que no se me olviden; algunas sólo serán palabras inconexas difícil de descifrar, otras serán explícitas fantasías.
Mmm... por dónde empezaremos hoy.
Quiero secuestrar al Maestro, aparecer cuando menos se lo espere llevando puesto su vestido rojo favorito, los tacones que le gustan y el liguero que me recuerda cada dos por tres. Secuestrarlo y hacerle pasar una tarde de relax y una noche de sexo salvaje con sesión fotográfica incluida, que sé que le encanta. Eso quiero hacer. Ahora sólo falta esperar que Marte se alinee con Saturno...

6 comentarios:

H. Chinaski dijo...

Niebla, se te echaba de menos

Tienes un problema en la configuración del blog que no permite que se vincule para saber cuando publicas.

El relato ha tomado un tono más pausado. Un respiro para planificar futuras acciones.
A ver como sigue.

Besos

Nadia Hamam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
NieblA dijo...

Un problema con el blog?Gracias por avisar, intentaré arreglarlo pero soy un poco torpe con estas cosas.
Sí, estoy un poco más pausada, no me vendrá nada mal descansar un poco, el estrés es muy malo para el cuerpo, es un factor de riesgo para el ataque al corazón sabes?? ;)
Besos suaves

H. Chinaski dijo...

¿Pero si una de las mejores terapias que hay para el estrés es escribir?
Bueno y el ejercicio también

El descanso acaba generando más estrés

Besos cálidos

H. Chinaski dijo...

Que me he equivocado
Que las interrogaciones deberían haber sido signos de admiración como estos ¡ !

Besos

NieblA dijo...

Acepto y agradezco tus consejos! Nunca están demás, pero de verdad que necesito descansar, pero lo del ejercicio eres la segunda persona que me lo dice en tres cuatros de hora :D
Besos suaves y calidos