domingo, 12 de julio de 2009

Dolor



Follamos. Como animales en celo, contra el suelo de falsa madera del salón, sobre el sofá, apoyados en él. Nos arrastramos hasta mi cama y seguimos follando hasta que me colocó a cuatro patas y me pidió que le diera uno de mis juguetes para llenarme entera como me merezco. Y así rellenando todos mis huecos grité, berreé como una perra en celo mientras me licuaba y sentía como mi sexo explotaba.


Últimamente sólo pienso en hacer daño, en provocar un dolor físico que, aunque sé que no será así, se asemeje al que yo siento... Que cansada estoy, soy consciente de que necesito descansar pero descansar me duele porque pienso y pensar en doloroso porque... pienso demasiado en lo que no debo pensar...

Así de sencillo

3 comentarios:

Lady PMPP dijo...

me gusta tu blog... muy personal. aunque a veces me sienta melancolica...

alguien dijo y no recuerdo quien aunque realmente tampoco importa... que pensamos cuando debemos sentir... y sentimos cuando debemos pensar

un saludo

Anónimo dijo...

ten cuidado con hacerte daño

Dr.Mikel dijo...

Es un buen tiempo para abstraerse y no pensar en lo que no se debe pensar.
Es un buen tiempo para limpiar armarios, ahora que no se necesita demasiada ropa.