sábado, 14 de enero de 2012

La última noche de barro del año



 Hay sensaciones que no se pueden describir. Es casi imposible. ¿Cómo definir a la perfección lo que se siente al perder la cuenta de las manos que rozan tu cuerpo? La última noche de barro del año resultó muchísimo mejor de lo que me esperaba. No recuerdo el nombre de la nueva adquisición, pero sí recuerdo que besaba muy bien. Y que me pidió por favor que me cambiara de postura para mirarlo de frente.
Son esas noches cuando se me follan cuatro hombres, mientras un quinto mira, uno detrás de otro, arrancándome gritos de placer, repartiéndose cinco pares de manos mi cuerpo, recorriendo todos mis recovecos, cambiándome de postura sin orden ni concierto, retirándose para no molestar después, quedando exhausta en los brazos de un hombre que no recuerdo como se llamaba. Son esas noches las que me encantaría limpiarme el semen mi piel desnuda, arreglarme el maquillaje, perfumarme con mi colonia favorita y subirme a un taxi para acabar en el bar de siempre en el que siempre se repite el día de la marmota. Subirme a la barra y espetarles a la cara “SE ME ACABAN DE FOLLAR CUATRO HOMBRES MIENTRAS UN QUINTO MIRABA, ¿REALMENTE OS PENSAÍS QUE SOY YO QUIEN OS NECESITO?”
Peeeeeeero la sociedad y mucho menos el ambiente sanitario, no están preparados para escuchar verdades erótico-festivas, lo cual es una verdadera lástima.

1 comentario:

William Bourke dijo...

Yo, si lo hicieras, como mínimo aplaudiría